[one_full last=»yes» spacing=»yes» center_content=»no» hide_on_mobile=»no» background_color=»» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» background_position=»left top» hover_type=»none» link=»» border_position=»all» border_size=»0px» border_color=»» border_style=»» padding=»» margin_top=»» margin_bottom=»» animation_type=»» animation_direction=»» animation_speed=»0.1″ animation_offset=»» class=»» id=»»][title size=»2″ content_align=»left» style_type=»default» sep_color=»» margin_top=»» margin_bottom=»» class=»» id=»»]Es el documento que se firma cuando el deudor de una obligación está dispuesto a pagar su deuda y el acreedor por diversas causas se niega a admitirlo, o a entregar la carta de pago o a cancelar la garantía que se hubiese prestado para asegurar la obligación.

La imposibilidad para que el deudor pueda realizar el pago se puede deber a qué el acreedor no quiera admitirlo, o que el acreedor no esté en el lugar pactado para el pago, o que llegado el momento del pago haya varias personas reclamando tener derecho a cobrar.

En estos casos el deudor puede verse liberado de cualquier responsabilidad consignado la cantidad debida ante Notario.

Si el acreedor luego acepta el pago, o el juzgado estima que se ha hecho correctamente por el deudor extinguirá la obligación y el deudor podrá pedir la extinción de la garantía.[/title]

Click edit button to change this text.

[/one_full]